IMAGEN FORMACIÓN

Formación constante Constant training

LA PROFESIÓN DE FOTÓGRAFO SE HA IDO POPULARIZANDO TANTO EN LAS ÚLTIMAS DÉCADAS QUE A VECES SE PUEDE LLEGAR A CONFUNDIR EL CONCEPTO DE FOTÓGRAFO PROFESIONAL DE CARA AL PÚBLICO GENERAL.
THE PHOTOGRAPHER PROFESSION HAS BEEN POPULARIZING SO MUCH IN THE LAST DECADES THAT SOMETIMES YOU CAN SOMETIMES CONFUSE THE CONCEPT OF A PROFESSIONAL PHOTOGRAPHER IN THE FACE OF THE GENERAL PUBLIC.
A QUE ES DEBIDO. . .
ANTES DE EMPEZAR!!
TITULACIONES. . .. . .

Esto es debido a que la evolución de las cámaras ha sido tal, que el acceso a las emergentes cámaras réflex digitales se ha vuelto muy asequible para los amantes de la fotografía.

En más ocasiones de las que podemos imaginar, el hecho de que alguien pase de ser un total desconocido del mundo de la fotografía a llamarse fotógrafo puede darse justo después de adquirir una de estas cámaras.

La principal diferencia entre un fotógrafo aficionado y uno profesional es que el primero lo hace principalmente por amor al arte y el segundo tiene como finalidad la remuneración económica de dicha actividad, cumpliendo con los requerimientos legales que eso supone.

Lo cierto es que ninguno de los dos perfiles anteriores es indicativo de la calidad como fotógrafo. Por tanto, para poder asegurarnos que creamos fotografías de calidad debemos poner en valor uno de los mayores activos que tenemos a nuestra disposición, la formación para fotógrafos.

Antes de empezar a desarrollar una serie puntos que todos los fotógrafos deberían tener en cuenta, debemos considerar una serie de factores fundamentales que vienen “de serie”.

Al igual que un cocinero debe tener una sensibilidad innata a la comida antes de convertirse en profesional, un futuro fotógrafo profesional ha tenido que desarrollar un buen ojo fotográfico así como poseer cierta sensibilidad artística.

Ese proceso es algo natural ya que antes de que elijamos la fotografía como profesión, ella nos habrá elegido a nosotros, en el momento en el que entró sin querer en nuestras vidas para quedarse.

Técnicamente, en la actualidad no es obligatorio poseer ningún título académico para poder trabajar como fotógrafo profesional. Cada fotógrafo tendrá la libertad de tomar la formación que considere necesaria para el desarrollo de su carrera.

El que no sea obligatorio no quiere decir que no sea necesaria y altamente recomendable. Hay fotógrafos autodidactas 100% que nunca han tomado un curso, ni tienen intención, y en cambio se desenvuelven muy bien, pero esos formarán parte de un ínfimo porcentaje.

Lo cierto es que esa falta de obligatoriedad a veces se vuelve en contra de la profesión proporcionando mucho intrusismo. Debemos tratar la carrera de fotógrafo profesional como se merece y eso es una gran responsabilidad que tenemos que abrazar los que amamos la profesión.

FORMACIÓN WEB_2
error: Content is protected !! ¡El contenido está protegido!